sábado, 16 de marzo de 2013

Tarde de manualidades.

Si algo tiene este mal clima que nos acompaña últimamente es que deja mucho tiempo para la desesperación. Desesperación de no poder llevar al peque al parque y tener que buscar todo tipo de entretenimientos dentro de casa que eviten que se hiera, o peor aún, que rompa algo valioso como la tele nueva o el jarrón de la dinastía Ming.

En eso andábamos la otra tarde cuando mi hijo encontró en un cajón un paquete de cartulinas estampadas de vivos colores para hacer origamis, o lo que vienen siendo animalitos de papel. 

He tratado de recordar quien me hizo tan original regalo sin conseguirlo. Tal vez una amiga muy creativa, o más probablemente una enemiga resentida. 
El caso es que allí estuvimos liados media tarde el padre de la criatura, él mismo y yo.  
A fuerza de meternos unos con otros y criticar nuestros "elaborados animales resultantes" nos echamos unas risas y evitamos la destrucción de objetos de valor.

El resultado, aquí os lo dejo. 
Me encantaría vuestra sincera opinión sobre qué bichos creéis que son y quien hizo qué. Por supuesto también cual os gusta más. Esos votos concluirán  nuestra pequeña rencilla familiar por obtener el premio al mejor "origamicero" de la familia.

También aceptamos sugerencias de planes divertidos para estos días de frío.




Esta es la sugerencia de Sonia sobre qué hacer una tarde de lluvia, en casa y con niños.
Reconozco que gana por goleada a los origamis. Además de una pinta estupenda es un plan muy divertido y ¿a quien no le gusta merendar chuches?







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...