lunes, 24 de febrero de 2014

Aspectos a tener en cuenta antes de empezar una negociación con tus hij@s.

Si te ves en la necesidad de negociar con tus hij@s debes tener en cuenta los siguientes factores:

1. Ellos son el enemigo. Tu oponente. El adversario. El rival a quien debes vencer. Nada de; "mira que mono, me acuerdo del día que lo parí". 

2. La piedad conduce a la derrota. Si te pone ojillos y hace pucheritos date media vuelta. No le mires a los ojos o estarás perdida.  

3. Solo los fuertes vencen. En medio de una negociación no se aceptan besos ni abrazos. Ellos conocen tu debilidad y se aprovecharán de ella si se lo consientes. 

4. La estrategia ganar-ganar (win-win) no funciona con ellos. Recuerda que solo tienen 4 años y se la refanfinfla como te sientas tú al final del acuerdo. 

5. Nunca olvides tus innegociables. 
- No puede acostarse más tarde que tú. 
- No puede conducir el coche de papá, por muy bien que lo haga con el coche de ralies de la consola. 
- No puede tener su propia tarjeta de crédito hasta que no aprenda a sumar y restar sin usar los dedos. 
- No puede cocinar y comer croquetas todos los días por muchas veces que haya visto Master Chef Junior. 
- No puede usurpar el lado de la cama de tu marido por muy harta que estés de sus ronquidos. 

6. Una vez cerrado el trato no hay vuelta atrás. Los niños tiene memoria frágil para recordar que han hecho en el cole, pero un acuerdo y sus condiciones nunca se les olvida. 

¿Por qué os cuento todo esto? Para que no os pase lo mismo que a la abuela de la fiera.
Con motivo de los carnavales el peque tenía que ir al cole "con pelos a lo loco, originales y divertidos". A la fiera no le gusta ni  peinarse, ni pintarse la cara. Es de los pocos niñ@s que cuando van a una fiesta infantil huyen de los pinta caras como de la peste. 

Como yo entro muy temprano a trabajar, la abuela tenía la misión de peinarle de punta con gel fijador aroma a sandía, y rociarle con un spray de color morado. 

Como era previsible el niño se defendió como gato panza arriba con el consiguiente resultado;
Consiguió que la abuela entrase en negociaciones con él sin estar preparada para ello.
Fruto de ese acuerdo la fiera fue al cole con 4 pelos de punta y además consiguió a cambio un sobre de invizimals. 
Por su parte la abuela llegó al colegio con media cabeza  morada y feliz del éxito obtenido. 

¿Soy la única que cree que en esta negociación solo hubo un vencedor??
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...