jueves, 4 de julio de 2013

A propósito de las suegras...

Hoy vengo con ganas de guerra y me voy a meter en terreno espinoso.


¡¡ LAS SUEGRAS !!

Empezaré diciendo que no soy de las desafortunadas, más bien al contrario. Raramente tengo motivos para quejarme de mi suegra. Esas señoras metijosas, acaparadoras de hijos y nietos, que dan su opinión sobre todo y siempre tratan de imponer su criterio no reflejan en absoluto a mi suegra. 
A veces pienso que mas por miedo a su hijo, mi chico, el gruñón (que carece de mi inigualable simpatía, carisma y don de gentes), que porque realmente no tenga ganas de decirme 4 cosas. 

Mi suegra es una consentidora nata. A mi hijo, su nieto, lo tiene en palmitas.
No hay domingo que vayamos que no le tenga un regalo; un juguete, un cuento, un huevo sorpresa, etc. 
Mira que se lo tengo dicho, - Tere no le compres más cosas al niño que ya tiene demasiado. Que luego no lo aprecia. Que se está volviendo un insoportable caprichoso.
Ella asiente, promete no volver a hacerlo (hasta la siguiente semana), y a continuación me dice, - Ah, por cierto, mira lo que te he cogido (brillo de labios, pinta uñas, un pañuelo, un colgante, aquí podéis poner cualquier otro complemento que se os ocurra). 
Consecuencia, me quedo sin argumentos para justificar lo improcedente de su conducta.

Y vosotras pensareis, vaya suerte que tienes, seguro que tú eres igual de generosa con ella. 
Bueno, no se. El caso es que le estoy dando vueltas a propósito de un incidente que tuvo lugar el pasado domingo. 

Hacía dos semanas que no nos veíamos y vino a casa a comer. Después de los postres se fue con mi hijo a jugar a su habitación, y yo me senté un ratito en el sofá. Al cabo de una hora vino mi hijo preocupado a buscarme porque estaban oyendo unos ruidos sospechosos... que resultaron ser yo roncando plácidamente en el sofá. 

Otra buena razón para que mi suegra no me quiera es que la llevo al teatro, a ver soporíferas obras infantiles, cada vez que su hijo renuncia a sus obligaciones paterno filiales.

Pero en el fondo se que por lo que más agradecida me está es por quitarle un hijo de encima, que se veía con los tres en casa para los restos. 

Consejos para las suegras.
1. Bien lo de hacer regalitos a las nueras. 
2. Mal llevar la contraria a las nueras.
3. Bien jugar con los nietos para que la nuera se pueda echar la siesta. 
4. Mal pasar el dedo por encima de los muebles para ver si hay polvo en casa.
5. Bien hacer menús ajustados al estado vital y anímico de la nuera. Que estamos a dieta, filetito a la planta. Que tenemos ansiedad, helado con mucho chocolate. 
6. Mal decir que la nariz torcida de tu hijo o sus grandes orejas son igualitas que las del abuelo materno, y en cambio la simpatía y la inteligencia son de la abuela paterna. 

Y vosotr@s... ¿qué tal os lleváis con vuestra suegra?




Vía. Google-images
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...