sábado, 5 de octubre de 2013

Una cita con Pablo Alborán - #Todopormimadre

Entre mis múltiples rarezas está el no ser "groupie". Cuando me preguntan por mi cantante o grupo musical favorito no puedo elegir porque no hay uno. Igual que no tengo escritor preferido o película más vista. En este sentido siempre he sido mujer de gustos variados y abierta a las novedades.
Mi carpeta del instituto no estaba forrada con actores o cantantes, de hecho no recuerdo ni que llevaba. 

Desde que unas navidades viendo Cortylandia (ver nota a pie) me arrastró una marabunta de gente y perdí de vista a mis padres odio las multitudes. Me agobian. 

Fruto de esa manía y mi nulo oído musical, unido a mi absoluta incapacidad para recordar letras enteras de las canciones más básicas, nunca he sido aficionada a ir a conciertos. 

Mis padres encantados conmigo, claro. Nunca han tenido que preocuparse de que me fuese de macro fiestas o a conciertos multitudinarios.


Entonces apareció Pablo Alborán en mi vida, o para ser más exactos en la de mi madre, la abuela. Desde que lo escuchó por primera vez, y le regalamos su CD, no deja de seguirlo zapeando por todos los programas de la tele donde lo entrevistan. Ella dice que es el hijo que nunca tuvo (yo soy hija única), aunque yo sospecho que en realidad lo ve como el noviete que le hubiese gustado tener. Ese chico guapo, cariñoso y ñoño que te escribe cartas de amor y te canta susurrante al oido. Ese del que te acababas cansando de puro empalagoso, o porque al final te rompe el corazón en plan canalla
.

Ahí tenéis a la abuela viviendo una regresión a la adolescencia. Con los dos CD rallados de tanto escucharlos, que solo le falta ponerle un marco a la caratula del disco y colocarla junto a las fotos de familia en la mesita del salón. 

De repente un día escuché en algún sitio algo sobre el concierto que daba en mi ciudad y se me iluminó la bombilla. ¿Qué tal sorprenderla llevándola al concierto? 

Cuando se lo comenté a dos de mis amigas el plan inicial mutó en "fiesta de chicas con amiga raruna". (La raruna era yo). Mis dos amigas y mi madre felices. Se ve que Pablo Alborán (Polvorán a partir de ahora) es lo más y yo no me había enterado. 

Mi madre empezó su particular subidón dos semanas antes del concierto. Se paseaba todo el día con una sonrisa de oreja a oreja sin motivo ni razón, como quien oculta un secreto. El día de autos brincaba nerviosa y daba grititos, - ¡que voy a ver a Pablo Alborán! ¡que voy a su concierto!
Quedé en recogerla a las siete, y estuvo durante media hora esperando en la calle mientras llovía porque ya no podía parar en casa. Creo que nunca la he visto tan ilusionada. 
Cuando llegamos al lugar del concierto no podía parar de hablar, y de contar anécdotas de Polvorán. Mis amigas se quedaron estupefactas ante su nivel de conocimientos. Vamos, que podría escribir la biografía del muchacho. 

Las entradas las cogimos con tres meses de antelación, y aún así debimos pillar las últimas, porque nos tocó en lo más alto, donde ver, lo que se dice ver, no vimos nada. Pero como dice otra amiga "lo importante es disfrutar de la música y formar parte del ambiente".

Ambiente sin cobertura, todo hay que decirlo, porque había tal cantidad de gente tratando de enviar su foto dentro del recinto con la entrada en la mano que colapsamos "la nube".
Ni tweeter, ni facebook, ni whatsapp, ni ná de ná. 
Ya me diréis que gracia tiene decir que estás en el concierto de Polvorán dos horas después de que se haya terminado.
Como os podréis imaginar la abuela disfrutó como una niña. Cantó, bailó y habló con todos los que tenía a su alrededor.
Por mi parte, yo que no conocía más que un par de canciones, he de decir que me sorprendió descubrir que también se puede bailar con Polvorán. Afortunadamente no necesité los tres paquetes de pañuelos de papel que llevaba preparados. 
"El triste" se transformó ante mis ojos en chico con ritmo. 
A destacar el dominio que tiene de las cámaras, y como sabe hacer guiños perfectos para meterse al público femenino en el bolsillo. Esa cándida sonrisa con ojos entornados fue la perdición de 14.000 asistentes al concierto.

En cuanto a las letras, este chico tiene una vida dura. Va del puro enamoramiento al más desgarrado desamor. Te quiero con locura. Lo nuesto es imposible. Que bien haberte conocido. Adiós, hasta siempre. Resumiendo, una montaña rusa de emociones.
El momento culmen fue cuando cantó el "y tú y tú y tú", y se le saltaron las lágrimas. Personalmente creo que fue de la emoción de ver que yo también me arrancaba a cantar, ya que este es el único estribillo que me sabía y me pasé medio concierto preguntando si cada canción que empezaba era "la canción".

A la salida del concierto, al más puro estilo groupie, tuve que esperar mientras mi madre veía salir el coche que se llevaba al hijo/novio que nunca tuvo de vuelta al hotel. El chico, muy simpático, bajó la ventanilla y saludó a las fans, entre ellas la abuela de mi hijo. 

Hasta aquí la divertida anécdota, si no fuese porque se avecina el drama, ya que mi madre anda informándose de donde será el próximo concierto con intención de que le sigamos durante la gira. 


¡¡ He creado un monstruo !!

#todopormimadre








Cortylandia. (Esta reseña es para las seguidoras de otros países, a quienes esto sonará a chino). Cortylandia es una feria navideña organizada por un famosísimo centro comercial español. Cuando yo era pequeña en la tienda de la calle Preciados, en Madrid, montaban una atracción con animales mecánicos que cantaban villancicos y el inimitable "cortilandia, cortilandia..." (quien se sepa como seguía por favor que lo escriba en comentarios que yo ya me olvidé).

Hoy por hoy Cortylandia sigue siendo un fenómeno navideño con ramificaciones en todas las ciudades que tienen la dicha de contar con este centro comercial. El que tengo más cerca de casa tiene un tiovivo, un trenecito, pista de hielo para patinar y otras variantes. 
Cuando llega diciembre todos los papás/mamás acudimos en masa con los retoños hechizados por las luces y los villancicos que ponen. Puro borreguismo.
Os dejo algunas fotos para ilustrarlo.



Este post participa en la Fiesta de Blogs de Blanche´s
Este post participa en la
Este post participa en la
Este post participa en la Fiesta de Blogs de Blanche´s Blog. - See more at: http://theblancheblog.blogspot.com/search?updated-max=2013-09-29T00:01:00%2B02:00&max-results=3#sthash.Tza5olWy.dpuf
Este post participa en la Fiesta de Blogs de Blanche´s Blog. - See more at: http://theblancheblog.blogspot.com/search?updated-max=2013-09-29T00:01:00%2B02:00&max-results=3#sthash.Tza5olWy.dpuf
Este post participa en la Fiesta de Blogs de Blanche´s Blog. - See more at: http://theblancheblog.blogspot.com/search?updated-max=2013-09-29T00:01:00%2B02:00&max-results=3#sthash.Tza5olWy.dpuf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...